Rodonita

Rodonita

Familia: Pertenece al grupo de los silicatos. Se trata de un silicato de manganeso y calcio (Mn, Ca, Fe) SiO3. Proviene del griego rhódon (rosa). Piedra semipreciosa.
Propiedades físicas: Estructura: Sistema cristalino triclínico. Cristales tabulares y prismáticos. Color: rojo, pardo rojizo y rosa. Transparencia: Translucida. Brillo: Nacarado, vítreo. Exfoliación: Perfecta. Fractura: Desigual.

Uso: Es empleado algunas veces como mena de manganeso, como piedra ornamental y en colecciones mineralógicas. Origen geográfico: Rocas metamórficas y yacimientos hidrotermales. Aparece junto a magnetita y granate. Yacimientos frecuentes: Alemania, España y Suecia entre otros.
Historia: En la antigüedad se regalaba como símbolo de amistad.
Propiedades en relación a salud, fisiológicamente: Está indicada para las personas que sufren de problemas del sistema nervioso.

Rodonita piedra

Su acción es eficaz en tratamientos de urticaria. Y combate los desarreglos menstruales. Propiedades en relación a salud, emocionalmente: Es utilizada como consejera en periodos de confusión. Es útil para combatir el estrés y para desbloquear traumas emocionales.

También favorece el amor sin condiciones y la colaboración entre los seres.
Propiedades esotéricas:
Afinidad con los signos de acuario, escorpio, sagitario, piscis y virgo. Sus vibraciones fortalecen el espíritu.

Los Chakras: Por su color está relacionado directamente con el Chakra raíz o base, teniendo como misión restablecer el equilibrio interior desde dicho centro. Además, corresponde al 2º Chakra, del bazo. En este caso como compañera de la calcita de color miel o naranja con el fin de deshacer bloqueos relacionados con la creatividad. También es bueno para el 4º Chakra, el del corazón, ya que tiene mayor penetración y recorrido que la malaquita. Trabaja muy estrechamente con la azurita, la malaquita, la crisocola y crisopas.

Rodonita canto rodado

Meditación tumbarse boca arriba: Piernas estiradas y un poco separadas para relajar las caderas, brazos también estirados y un poco separados del cuerpo, y llevar la barbilla un poco hacia el pecho y lentamente reposar en el suelo para que el cuello esté bien colocado.

A continuación, realizar 3 respiraciones profundas. Después observar la respiración normal de nuestro cuerpo. Respiración consciente.

Una vez ya relajados y cómodos, colocar en el chakra corazón la rodonita.

Cerrar los ojos y visualizar un haz de luz que atraviesa la piedra y penetra suavemente en nosotros a través del chakra.

Observar, imaginar, que la luz en un abrazo va llenando el corazón. Este se vuelve luminoso. En esa claridad visualiza como los contornos de una puerta se van haciendo más nítidos, hasta verse con claridad. Ahora la puerta se abre y da paso al interior de tu corazón. Entra dentro, ¿Qué es lo que ves? Ahora mira hacia la puerta que sigue abierta. Al otro lado de esta, ves la rodonita y percibes su energía entrando en forma de brisa de color rosa, llenando el espacio. Limpiando, sanando, cerrando heridas, impregnando todo de amor, curando tu corazón. Respira el ambiente, que la energía de la rodonita te invada. Y dile a tu corazón: “Te escucho”… y espera… Cuando lo desees vuelve, atravesando la puerta, pero esta vez déjala abierta para poder escuchar con claridad la voz de tu corazón. (Aconsejo que este ejercicio lo realicéis mientras alguien os lo lee o bien grabándolo anticipadamente, para que no se produzcan interrupciones)

Anécdota: La rodonita bien podría ser la piedra del futuro, símbolo del amor incondicional, que tanto nos hace falta. En un primer momento decidí elegir la rodonita como mi compañera de viaje por su belleza, simplemente me atraía. Y luego, ha dado la casualidad o no, de que en este tiempo en que la he llevado conmigo, he perdido un ser querido muy cercano.

Esta piedra de por sí ayuda a afrontar los golpes emocionales, y parece que se presentó justo en el momento adecuado en que la iba  a necesitar. La llevé conmigo y me hizo estar en mi sitio sin perder el control. Nunca había pasado por algo así y justo ella estaba allí. Me dio claridad a la hora de actuar y de apoyar a los míos.

En silencio me recogía en mi corazón, era una sensación reconfortante de protección. Aunque había dolor también encontraba algo de ternura hacía mi misma. La rodonita me ha acercado más a mi corazón. También me he sorprendido por la capacidad de perdonar, de dejar marchar en paz y de mantener los recuerdos puros, limpios y buenos. La gente comete errores pero el mayor regalo que les podemos hacer es el de perdonarles.
La rodonita piedra del amor y de la amistad, sanadora del corazón, es una piedra preciosa llena de matices, es una piedra muy especial llena de buena energía.

Rodonita forma de corazón