Ojo de Halcón

Ojo de Halcón. Piedra para la defensa

De color azul con tonalidades verdes tornasoladas. Piedra suave, oscura, con bandas y textura similar al Ojo de Tigre pero más pesada. Las estrechas bandas luminosas en la superficie del mineral recuerdan el ojo de algunas rapaces. Sistema cristalino: Trigonal. Principio de formación: Primario. Clase mineral: Óxidos, grupo de los cuarzos. Fórmula química, elementos minerales: SiO2. Dureza: 7 en la escala de Mohs. Chakras: Garganta, corazón. Signo zodiacal: Tauro. Usos: Meditación, Bisutería, colección.

Ojo de Halcon canto rodado plano

Se la aplica en el chakra coronario. Nos permite analizar los acontecimientos del diario devenir. Piedra de defensa de los medios negativos, donde los campos vibratorios producen fatiga, malestar o dolores físicos. Ubicada sobre los ojos, nos ayuda a adquirir una visión interior, mayor compostura y equilibrio. Aclara el fino material de nuestros canales de energía. Fortalece nuestros órganos respiratorios y actúa los chakra cardíaco, umbilical y esplénico. También es beneficioso para problemas del bajo vientre, huesos y articulaciones. Tiene un efecto favorable sobre el torrente sanguíneo. Proporciona una apertura mental para la comprensión de la realidad.

Su conexión principal está con la tierra, cura muy bien la energía terrestre y asienta energía. Estimula y vigoriza el cuerpo físico, da fuerza al chakra base. Es el ojo de quien se eleva por encima del mundo, no es de extrañar que fomente la visión, la intuición e incremente las capacidades psíquicas como la clarividencia, limpiando y ajustando el chakra del tercer ojo. Libera los bloqueos emocionales.

Ojo de Halcón canto rodado

Mejora el sistema circulatorio y digestivo inferior. Además, puede sacar a la superficie las razones psicosomáticas que provocan rigidez muscular. Ayuda en caso de nerviosismo y con la paz interior, el ojo de halcón fomenta la visión y la intuición.