Jade

Jade. Buena suerte y fortuna

Desde muy antiguo se ha utilizado como amuleto para atraer la buena suerte y la fortuna. Es la piedra de los sentimientos y de las emociones. Tiene el poder de elevar nuestra conciencia y mejorar nuestra existencia trasladándola a un nivel superior. Simboliza la sabiduría conseguida en tranquilidad. Protege a quien la lleva de sufrir daño y le aporta armonía. En las culturas precolombinas el jade claro era el que abría las puertas del más allá. Se vinculaba el tono de dicha piedra con lo misterioso y sobrenatural.

Jade tipo A en cabujon

La diferencia entre Jade Jadeíta y Jade Nefrita: El jade es una familia de minerales arreglada en dos ramas distintas y de propiedades diferentes, pero a veces de aspecto parecido, la jadeíta y el nefrita. Fue el mineralogista francés Alexis Damour quien identificó en el siglo XIX ambos tipos de jades: la nefrita que pertenece al grupo del anfíboles y el jade jadeíta que es un silicato de sodio-aluminio que pertenece al grupo de los piroxenos. Estos dos minerales son unos agregados (poly-cristalinos y criptocristalinos). Sus propiedades físicas son muy diferentes: La nefrita tiene una dureza de 6 – 6.5 sobre la escala de Mohs, mientras que el jadeíta obtiene 6.5 – 7. Su densidad es diferente: es 2.9 – 3.03 para el nefrita y 3.3 – 3.38 para el jadeíta. El jadeíta es más duro y más pesado que la nefrita. Estos dos minerales son muy sólidos y se rompen difícilmente, pero es también lo que permite esculpirlos muy finamente. El jade jadeíta existe de todos los colores sin excepción, mientras que el nefrita se reviste con un número limitado de tintes.

Buda de Jade

El rodillo de masaje de Jade Nefrita ayuda a relajar el cuerpo y a eliminar las toxinas de la piel. Es un excelente tratamiento antienvejecimiento.

En China la Nefrita es considerada una piedra de la suerte, de la fortuna y de la buena salud.