Hematite

Hematite. Piedra de Sangre

La hematites, hematita u oligisto es la forma mineral del óxido férrico, cuya fórmula es Fe2O3. La hematita tiene una apariencia muy variable: color pardo rojizo, masas ocres, masas oscuras de color gris plateado, cristales de color gris plateado a negro o masas de color gris oscuro. Todas tienen en común la raya color rojo teja. Presenta brillo submetálico, metálico, apagado o terroso. Con luz reflejada adquiere coloración blanca o blanca-grisácea, con un tinte azulado y reflexiones internas color rojo sangre. Posee dureza entre 5 y 6 en la escala de Mohs y densidad de 5,27 g/cm3. Se disuelve lentamente en ácido clorhídrico. La hematita cristaliza en el sistema trigonal, clase hexagonal escalenoédrica. Es polimorfo de la luogufengita y de la maghemita, mineral este último que cristaliza en el sistema cúbico. En estado puro la hematita contiene un 69 % de hierro, pudiendo contener trazas de titanio, aluminio, manganeso y agua. Es el miembro principal de un grupo mineralógico que lleva su nombre (grupo de la hematita), siendo el análogo férrico de corindón, eskolaíta y karelianita.

Hematite en bruto

Es muy pesada debido a su alto contenido de hierro. Gris plateado virando al negro. Cuando el Hematite es cortado, su fino polvillo hace que el agua en donde cae se torne color rojo. De allí su nombre de «Piedra de Sangre». En el Egipto antiguo, se dejaba un amuleto de hematite sobre las tumbas, para facilitar al difunto su pasaje de este mundo al otro. Es una piedra con elevado poder para alejar energías negativas tanto nuestras como de otras personas generalmente se la utiliza junto a la turmalina negra para dicho fin. Es un amuleto muy poderoso para evitar accidentes. Se le atribuye la capacidad de atraer la buena suerte. Eleva nuestra estima generando mayor confianza en uno mismo, clarificando los pensamientos y mejorando nuestra capacidad intelectual.

En la antigüedad esta gema era utilizada para detener hemorragias. Por esta razón se difundió rápidamente su poder para aliviar trastornos sanguíneos, digestivos y de los órganos reproductores. Su uso es frecuente entre quienes padecen problemas de tumores, cardiacos, y de estómago, abdomen, médula ósea y, en general, para revertir estados de escasa vitalidad. Muchas personas creativas dan cuenta de su poder como estimulante del talento y la imaginación. Ideal para personas mayores y de presión alta.

Hematite canto rodado

Los hombres sabios de Oriente, consideraban a esta piedra, como la piedra de la suerte en los asuntos legales y para resguardarse del demonio.

Afín al chakra cardíaco. El hematite rojo se utiliza sobre el chacra sexual y el hematite morado sobre el plexo base o raíz. Es favorable para aquellos órganos que filtran la sangre: hígado, bazo y riñones. Tambien se la utiliza para enfermedades del sistema digestivo como así de tumores de mama, quistes ováricos y cánceres de próstata. Alivia impurezas de la piel, espasmos, tensión en la nuca, dolor de espalda y migrañas. Es buen descongestivo, se aplica en gripes y resfríos.

Regenera los tejidos, acelerando los procesos de recuperación de intervenciones quirúrgicas e inhibe cicatrices cuando son suavemente masajeadas con la piedra.

Es una piedra con elevado poder para alejar energías negativas tanto nuestras como de otras personas generalmente se la utiliza junto a la turmalina negra para dicho fin. Se le atribuye la capacidad de atraer la buena suerte.

Pirámide de Hematite