Azurita

Azurita. Piedra de los Espíritus Sensitivos

Esta es la piedra de los espíritus sensitivos. También llamada Malaquita Azul. Aunque su estructura molecular difiere completamente de la verde, y sólo se le asemeja en el diseño de las vetas, de color azul Prusia, la azurita está compuesta por un orto silicato de magnesio de formación cristalina o amorfa. Eleva los planos del pensamiento y el conocimiento, incitando al subconsciente a dedicarse a lo esencial, sin dejarse llevar por lo transitorio. Actúa como catalizador entre lo terreno y lo cósmico; lo físico y lo espiritual. Paralelamente, su asimilación con el Rayo Azul, regente de la comunicación, permite que la Luz interior se manifieste en pensamientos, sentimientos, palabras y actitudes.

Originaria del centro de Europa y los montes Urales, y de dureza algo más elevada que su homónimo verde, la azurita adquiere un brillo ligeramente superior al pulírsela, por lo que es muy preciada en joyería. Sin embargo, su relativa rareza, y su costo más elevado limitan sus aplicaciones ornamentales.

Azurita en bruto

En el antiguo Egipto, por ejemplo, sólo los faraones y los sacerdotes y pitonisas de más alto rango podían permitirse el lujo de usarla para recubrir el interior de sus tocas, lo que les permitía elevar la conciencia hasta los dioses mayores; los funcionarios de niveles menores debían «conformarse» con el lapislázuli.

Puede encontrársela, aunque no es muy frecuente, en forma de varitas de pocos milímetros de diámetro y varios centímetros de largo.

Se la halla en Francia, Inglaterra, Grecia, Italia, Namibia, Nuevo México, EE. UU, Chile y Australia

Ideal para tratamientos de constipaciones intestinales, congestión de las vías respiratorias (gripes, resfríos), problemas vasculares derivados de formaciones arterioescleróticas y obstrucciones uterinas y prostáticas.

En forma de varita, constituye una herramienta muy poderosa para la conducción y orientación de energías cósmicas, que pueden canalizarse hacia el tercer ojo durante la meditación, o hacia puntos neurálgicos durante las curaciones.

Afín al chakra laríngeo y frontal. Es eficaz para desbloquear cualquier zona del cuerpo. El color azul profundo pero traslúcido de esta piedra representa la Luz disolviendo la oscuridad de la ignorancia, y transformándola en un conocimiento puro y cristalino. Magnífica para la meditación de los clarividentes, lo cual la convierte en la piedra de base para el tercer ojo.