Ágata

Ágata, Absorbe las energías negativas. Ágata, pertenece a la familia de los cuarzos. Su color es jaspeado o de colores vivos.

Composición:   Anhídrido bióxido de silicio. Cristalización:  Romboédrica Color:    Múltiples colores. Dureza: 7 . Fractura: Desigual Concoidea. Exfoliación: Ausente. Peso Específico: 2.6 a 2.65 . Yacimientos:    Estados Unidos, India, México, Brasil, Madagascar . Composición: Anhídrido bióxido de silicio. Cristalización:  Romboédrica . Color:  Múltiples colores . Dureza:  7 . Fractura:  Desigual Concoidea . Exfoliación:  Ausente . Peso Específico:  2.6 a 2.65 .

El ágata se encuentra en rocas volcánicas. Se caracteriza por presentar una serie de bandas concéntricas de colores similares, opacos y translúcidos, que recuerdan el corte de un tronco de árbol.

El nombre ‘ágata’ proviene del río Achates, al sur de Sicilia, en Italia, donde se dice que se encontró la primera de estas piedras. El ágata fue muy venerada por los antiguos y se la consideraba como la piedra de la ciencia. También se le atribuían poderes curativos contra las enfermedades de los ojos o contra las mordeduras de arañas y picaduras de escorpiones.

En Arabia se usaban como ojos en las imágenes de los dioses. También se han encontrado en las cuencas oculares de las momias del viejo Egipto.

En el islam las ágatas también son piedras muy preciadas. Según la tradición, un anillo de ágata, por ejemplo, protege a su portador de ciertos percances y le garantiza la longevidad, entre otros beneficios.

Existen muchas variaciones de ágata. en general y por ser de la familia del cuarzo todas ellas son buenas para la absorción de energías negativas, pero cada una de ellas tiene sus aplicaciones específicas.

Los principales tipos de ágata son: Ágata Carneola. Ágata Musgosa. Ágata Dendrítica. Ágata de Fuego.

Ágata musgosa

Cada Ágata trabaja según su claridad o densidad. Las gemas más cristalinas y transparentes poseen mayor energía a nivel sutil y las de mayor densidad actúan más cerca del cuerpo físico.

Propiedades del Ágata. Etimología: Del nombre del río achates, en el sur de Sicilia. Propiedades físicas: Diferentes colores y en bandas concéntricas que recuerdan el corte de un tronco de árbol en sentido circular. Partes opacas a translúcidas. Se encuentran en rocas volcánicas de algunos milímetros a varios metros de tamaño. Exteriormente son como pedruscos feos, mates y negro grisáceos, pero su belleza está dentro. Si en el interior se ha formado un hueco se pueden ver alargados cuarzos de diferentes colores, amatista, hematites, etc. embelleciendo toda su parte central. En este caso el ágata se denomina geoda. Existen diferentes variedades como el ágata listada, dendrítica, musgosa, amurallada, paisaje, etc. dependiendo de los dibujos que forman sus diferentes bandas de color.

El ágata musgosa tiene unas inclusiones que son muy parecidas al musgo; no tiene nada que ver con el musgo fosilizado.

El ágata paisaje representa con sus inclusiones un paisaje sin echarle mucha imaginación.

Algunas ágatas descoloridas, y sin aparente dibujo precisan de un teñido especial para sacar toda su belleza. Solo ciertas casas que las comercializan tienen el secreto para teñirlas y ésta técnica ya viene de antiguo cuando los romanos las trabajaban.

Propiedades curativas y espirituales: Existen muchas variedades: ágata de encaje, que mitiga el dolor emocional, combate el insomnio y potencia el sistema inmunológico; el ágata de fuego, que abre y fortalece los chacras del Bazo y del Plexo solar, imprime energía sexual y ayuda a sanar la diabetes; el ágata de Botswana, que potencia la creatividad y la espiritualidad, favorece la meditación y equilibra el sistema neurovegetativo; el ágata musgosa, que protege los órganos sexuales, aporta energía y regula la producción de adrenalina. El ágata, en general, tiene efectos beneficiosos sobre el ambiente por su capacidad para purificar y recargar energía. En forma de geoda, da paz a los espacios. A nivel terapéutico, estimula el sentido del oído, los protege de infecciones, calma el dolor de estómago y evita las náuseas.

Utilizada en problemas digestivos. Ayuda para que las personas estén mejor dispuestas a aceptarnos. Contribuye al equilibrio físico emocional. Refuerza la acción de otros minerales.

Nos produce paz y sosiego. Fortalece el sistema nervioso central, el hígado y los riñones. Cura las impurezas de la piel, indicado para los dolores de la nuca, mandíbulas y dientes, así como las afecciones de la garganta. Abre los Chakras del entrecejo, del plexo solar y del bazo. Afinidad con los signos de Aries, tauro, géminis, cáncer, leo, virgo, libra, acuario y Piscis.

Cuarzo Ágata

Ágatas. Pulidas, o en geodas. Muy abundantes en todo el mundo, son utilizadas hace miles de años. Conocemos el uso de varias de ellas en diversas culturas y religiones.

Ágata azul. Con estrías blancas en variaciones de azul de claro a oscuro. Es de un azul profundo y generalmente con estrías blancas. Esta piedra se vincula con el chakra de la garganta o laríngeo en su tonalidad de azul claro y con el chakra del entrecejo, en azul profundo Proporciona serenidad. Aumenta la perseverancia, intuición y percepción. La intensidad de su energía está en directa relación con su pureza.Son relajantes, aunque la mayoría son teñidas, las naturales son de color azul pálido, también llamadas calcedonias azules.

Ágata celeste. De color natural, también se la llama Ágata encaje celeste, es muy efectiva para Armonizaciones, y contactarse con energías de planos superiores.

Ágata cornalina. De color rojo y anaranjado, tiene propiedades electromagnéticas. Dentro de la familia, es las que más energía posee. Relacionada con con el chakra sexual (roja) y con el bazo (naranja). Favorece la concentración y la exploración introspectiva Proporciona creatividad. Espontaneidad e imaginación.Variedad naranja a rojiza, incrementa la energía del chacra cardíaco, es muy útil para personas con problemas cardiacos además de ser energizante.

Ágata verde y musgosa. Variedad natural de tonos verdosos, semejante a musgo o plantas fósiles. En realidad, son óxidos de titanio, su antigüedad es anterior a las primeras formas de vidas. Se utiliza para contactarse con energías telúricas. Se la relaciona al chakra cardíaco y es excelente para fortificar la circulación sanguínea. Como posee un gran valor energético está indicada para trastornos de corazón, vesícula, e hígado. Con su uso prolongado, previene la obstrucción arterial. Muy utilizada para tratar la depresión y desarrollar la autoestima. De color verde en todas sus gamas. En tonalidades más oscuras o más claras y combinada en algunos casos con iridiscencias amarillas. Estimula un espíritu jovial y alegre. Ideal para personas de carácter introvertido pues promueve la seguridad en uno mismo. Muy utilizada por estudiantes, ya que favorece la concentración y equilibra el sistema neurovegetativo Proporciona alegría y activa la circulación.

Ágata amarilla o ágata limón. Aumenta la concentración, es efectiva para mejorar la capacidad de estudio, energizante.

Ágata océano. Utilizada en el quinto centro energético (garganta), para mejorar sus funciones. Altamente mística y de grandes efectos aclaradores. Desde tiempos inmemoriales ha sido la piedra de la clarividencia. Variedad que tiene unas típicas inclusiones en forma de círculos, son muy utilizadas en rituales de chamanismo con gemas.

Ágata de fuego. De color rojo profundo. Como su nombre lo dice, a la luz parece color fuego. Por su capacidad energética, al hacer pasar su energía por la columna y llegar hasta la cabeza, energiza el centro del entrecejo. Es afín al chakra sexual Acentúa el espíritu de lucha y provee energía sexual. Se la relaciona con Kundalini, (palabra hindú que significa «serpiente roja», configuración de la energía que pasa a través de la columna y que está representada por una serpiente roja, enroscándose en la misma hasta llegar a la cabeza.) Proporciona energía y despierta el espíritu de lucha. Es escasa, semeja una brasa encendida. Posee una energía muy potente para evolución mental, y vigor energético. Generalmente las mexicanas son de excelente calidad.

Ágata marrón. De color marrón con estrías beige. También combinada naranja, con estrías blancas y con centros cristalinos. Actúa sobre el chakra esplénico. Provee energía vital y emocional. Aumenta la lealtad. Proporciona energía emocional y cósmica. Es muy útil para problemas digestivos, e insomnio.

Ágata negra o de Botswana. Variedad encontrada en ese país africano. Posee unas bandas características color blanca, crema, Y negras es útil para trabajar con recuerdos conflictivos.

Ágata Lila. Lila, con estrías y destellos violáceos. Es muy utilizada para desarrollar la creatividad en actividades artísticas tales como la música, escultura, artesanías, etc. Su capacidad vibratoria se relaciona con el chakra coronario. Utilizada en tiempos antiguos contra picaduras de insectos.

En cuanto a las propiedades emocionales, equilibra y calma, es capaz de disolver y descristalizar las áreas del cuerpo cristalizadas. Así de esta manera cuando los sistemas de creencias o de pensamiento están cristalizados o endurecidos, el Ágata actúa rompiendo las estructuras rígidas y abriéndonos a nuevas formas de comportamiento. Por este motivo también es aconsejable utilizarla para la meditación.

Fomenta la autoconfianza, infunde valor y coraje y fortalece el sistema inmunológico. El Ágata es ideal para las personas que padecen de reuma, anginas o enfermedades de garganta. Actúa sobre todos los Chakras dependiendo del color del ágata.